Mensaje de la FIUC en la ocasión del 30° anniversario de la ULADECH

11 junio 2015
Mensaje de la FIUC en la ocasión del 30° anniversario de la ULADECH

Estimado Rector,

Estimados Miembros de la Comunidad Universitaria,

En nombre de la Federación Internacional de Universidades Católicas (FIUC), es par mí un honor y una gran alegría unirme hoy a las celebraciones del trigésimo aniversario de la fundación de la Universidad Católica Los Ángeles de Chimbote, institución que la Federación tiene el gusto de acoger como miembro desde el 2009.

Las conmemoraciones históricas desempeñan un doble papel en la existencia de las personas y de las instituciones. Ambas constituyen simultáneamente una oportunidad para celebrar la memoria y la vida, midiendo la vitalidad y el impacto, aplicándose en descifrar el presente y el futuro, analizando y proyectando, tareas sumamente difíciles e imprescindibles para el rumbo de nuestras sociedades, de la universidad católica y de la Iglesia.

Respecto a la memoria, es en los acontecimientos y las personas que tienen su origen nuestros sentimientos de gratitud y acción de gracias; hombres y mujeres que se han atrevido a emprender, que han sabido unir sus fuerzas, sus capacidades y sus esperanzas para ponerlas al servicio de la loable ambición de la educación superior católica en Perú. Ellos han sido pioneros, ayer ayudando ya a trazar los caminos del mañana, los de la sociedad peruana y de la Iglesia en este país.

 

Ahora llegó un momento de fiesta para la ULADECH CATÓLICA, y en nombre de la Federación Internacional de Universidades Católicas, deseo presentar a todos los artesanos de ayer y de hoy, Consejos Rectorales, administradores, profesores, personal de apoyo y estudiantes, nuestro homenaje admirativo y nuestras sinceras y fraternales felicidades por este magnifico éxito que representa su casa de educación superior católica. Les agradezco asimismo su activa presencia en la FIUC y sus colaboraciones que contribuyen siempre al desarrollo y a la irradiación de su Federación internacional, al servicio de las universidades católicas, de las sociedades y de la Iglesia.

 

¡Gracias, de todo corazón!

 

Prof. Mons. Guy-Réal Thivierge,

Secretario General de la FIUC.